Adaptadores

Adaptadores

barra_orange.gif

A lo largo de toda la página desarrollamos una idea fundamental : para que una persona mejore la  escritura no es necesario solamente mejorar su caligrafía, que es lo que el sistema educativo actual demanda, sino que es necesario QUE SE ELIMINEN LOS MALOS HABITOS ADQUIRIDOS POR EL NIÑO ZURDO A LA HORA DE TRABAJAR CON LOS INSTRUMENTOS DE ESCRITURA. Esta es la única manera de que el niño zurdo pueda avanzar en su aprendizaje del desarrollo y el hábito de la escritura de una forma normal y adecuada a su edad.


    Nunca nos cansaremos de explicar que la postura de gancho no tiene ninguna razón de ser y por tanto, debe de ser trabajada para que el niño zurdo no la continúe realizando. El sistema educativo la tiene admitida, estandarizada y normalizada, pero  desde el punto de vista práctico y del día a día del niño zurdo no tiene ninguna razón de ser.


    Si analizamos esta  postura vemos que el zurdo permanece en una postura que es :


    -antinatural : no es entendible como se puede consentir las posturas que se permiten en el sistema educativo con la excusa de que : "con tal de que escriban….lo que sea". Se  debería de ser más cuidadoso y no permitir al niño zurdo posturas en las que se está forzando el cuerpo en posturas que no ayudan al desarrollo de la escritura. Nunca se tiene en cuenta el cansancio del zurdo a la hora de desarrollar esta postura, pero se debería de tener en cuenta la misma antes de penalizar a los niños zurdos.


    -represiva : se debe de decir de forma clara. Esta postura es represiva con el propio zurdo porque no le permite desarrollar su verdadera escritura. Todos nos llevaríamos la mano a la cabeza si al niño zurdo se le pusiera una esposa que bloqueara su mano y no le permitiera poder escribir . Entonces ¿ Estamos tan lejos de esta acción con la postura de gancho?. La respuesta parece obvia , pero no por ello es menos grave.


    -anti-evolutiva : por desgracia no nos cansamos de ver como los niños zurdos que trabajan con la postura de gancho no tienen evolución en su escritura a lo largo de los años y esto es debido a que esta propia postura es la que está bloqueando el paso a la evolución de la escritura ya que la propia postura es la que impide que el niño desarrolle su escritura . Esto es debido a que esta postura no le permite al niño realizar más que un trazo limitado al realizar cada letra ya que la amplitud y la claridad vienen marcadas por la libertad que demos a la mano para desarrollar la grafía  y la amplitud de la letra viene determinada por la capacidad demostrada por el niño zurdo para hacer que su letra sea más grande  En la postura de gancho se produce un fenómeno por el que la persona zurda bloquea su mano de tal forma que ésta no trabaja de forma natural, sino que la mano se mueve a impulsos limitados por la amplitud que logra la mano para escribir que generalmente es muy poca debido al bloqueo que se efectúa en esa parte del cuerpo . De esta forma, si la redacción es libre, el niño zurdo desarrolla su habilidad para hacer una escritura más o menos aceptable, pero esta aceptabilidad se transforma en un caos de letras montadas una encima de otras sin ninguna legibilidad cuando el trabajo se lleva a la recogida de apuntes dictados  o hablados por el profesor , o si el tiempo nos apremia a la hora de acabar un examen.  Si a esta situación añadimos los lógicos manchones que se producen por parte de todas las personas que arrastran la mano por la escritura recién realizada, nos encontramos con el caldo de cultivo perfecto para que ese examen sea evaluado con la dureza que se presupone en un profesor que lejos de advertir y ayudar al niño zurdo corrigiendo esta postura tal y como debería de ser su obligación, y lejos de ello, lo que hace es evaluar al niño en función de su escritura y no de su conocimiento.


Después de todo lo explicado la pregunta de muchos padres y madres es obvia ¿y todavía se permite la  postura de gancho a pesar de todo el daño que hace?
La respuesta parece clara : un sistema educativo que permite que se desarrolle una forma de escritura sin poner ninguna solución y luego este mismo sistema penaliza de forma muy severa a los mismos a los que ha permitido realizarlo, debería de dar unas vueltas a su sistema de trabajo para o bien trabajar con los zurdos desde edad temprana para evitar estas posturas, o bien no debería de penalizar un fallo de su sistema en la parte más débil que son los niños zurdos.
Todos pensaríamos que no es justo que si un niño ha estudiado para sacar un 5 no saque un 5 , y si ha estudiado para un 8 no saque un 8, pero pocas veces pensamos en que las penalizaciones que sufre un niño zurdo son las culpables de un posible bajo rendimiento del niño y que muchas veces factores externos a su conocimiento son los que están primando a la hora de su evaluación. No sería justo que sacara un 8 si ha estudiado para un 5, pero de la misma manera no es justo que saque un 5 si ha estudiado para sacar un 8 y más cuando en su sistema de enseñanza no se le ha enseñado a escribir de forma correcta para que su escritura evolucione de forma natural.


En suma, esta introducción es para de nuevo dejar claro que la postura de gancho debería de ser erradicada de la enseñanza , no tanto por la forma, sino por el daño que la misma ocasiona a los niños especialmente a los niños zurdos.
Y por tanto, la meta de todo educador debería de ser que no existiera diferencia entre escritores zurdos y diestros y que ambos escribieran con normalidad y sin posturas forzadas. En plena época de tantos avances y tantos descubrimientos que nos condicionan y nos cambian nuestra vida, no es comprensible que se siga permitiendo una postura a un niño que le hace daño, tanto a nivel físico como psíquico.


Entramos en conflicto de si al niño zurdo se le debe de obligar o no se le debe de obligar a hacer el cambio y si esto será bueno para él o no lo será. Lo que debe de quedar claro es que un proceso de aprendizaje debe de detectar y debe de cambiar aquella parte de la enseñanza del niño que le pueda ser perjudicial y sobre todo, si hablamos de hábitos mal adquiridos, debemos de trabajar con el niño y no obligarlo a que realice los cambios. Si se le explican al niño zurdo con naturalidad las cuestiones según su edad, este evoluciona de forma muy positiva , y en función de su comprensión según su edad, entiende y adapta su cuerpo y su mente a la nueva postura y todos, todos de forma invariable modifican su escritura adaptándola a su nueva realidad que es una escritura que se realiza con la libertad de una mano que no está sujeta  a ninguna postura que le ataque y la primera consecuencia es que el zurdo desarrolla una caligrafía mucho más grande y más acorde a su edad evolutiva .Por tanto, nadie al que se le explique con naturalidad que esos hábitos adquiridos van en su contra , va a dejar que se sigan produciendo, y hará todo lo posible por eliminarlos para adecuarse a los nuevos procedimientos que le van a ayudar en el desarrollo de la escritura. ¿ Es esta una misión del sistema educativo? Está claro que si.


Por tanto, la conclusión de este apartado es que la meta debería de ser para todos que los niños zurdos escribieran como lo hacen los diestros, porque está claro que los hábitos y las posturas desarrolladas por los diestros no hacen ningún daño , mientras que los hábitos y las posturas desarrolladas por los niños zurdos sí que lo hacen. Entonces ¿ Por qué si hacen daño a los niños zurdos y se pueden modificar no se hacen?  Esta respuesta la dejaremos para que el sistema educativo la responda cuando lo estime oportuno.


Desde está pagina seguiremos trabajando para que los niños zurdos vayan variando todos aquellos hábitos que le perjudican de forma muy seria y para ello, seguiremos trabajando con aquellos instrumentos que realmente ayuden a las personas zurdas.
 


Mostrar por página
Ordenar por

ADAPTADOR PARA AYUDA DE ESCRITURA A ZURDOS FORMA BALÓN.

N.º de producto: ES74

5,85 € *

ADAPTADOR PARA AYUDA DE ESCRITURA A ZURDOS FORMA DELFÍN

N.º de producto: ES75

5,85 € *
*

Precio con IVA incluído.